Juego de portaretratos de madera

Juego de portaretratos de madera

16 mayo, 2019 DecoStylo

Descripción: Juego de portaretratos de madera en color negro, tamaño 29.3×25.4 cm.
Precio: 210 Bs.

Descripción: Juego de portaretratos de madera en color café, tamaño 29.3×25.4 cm.
Precio: 210 Bs.

5 Recomendaciones para decorar con PORTARETRATOS

Desde hace ya décadas, las fotografías han pasado a formar parte esencial de nuestra vida. Ellas captan esos momentos que deseamos mantener siempre presentes. Quienes pertenecemos a las últimas generaciones podemos estar seguros de que gran parte de las ocasiones y personas más emocionantes de nuestra vida están retratados en alguna fotografía. De allí a que nos inclinemos por utilizarlas para decorar nuestras casas con la ayuda de los portaretratos. Aquí te brindamos 5 recomendaciones para decorar con ellos.

1.- Seleccionar las fotografías

Momentos especiales hay muchos. Pero no hay que ser un genio en aritmética para saber que por cada momento especial que vivimos, hay decenas de fotos. Y en nuestros archivos –sean físicos o digitales- esas fotos no parecen tener fin.

Es natural que en una primera revisión pensemos que la tarea de seleccionar las fotos adecuadas para tener en nuestra casa va a ser una tarea inmanejable. Pero no tiene que ser así si hacemos esa tarea acompañados y auxiliados por distintos criterios y parámetros.

La idea general que tenemos para la decoración deberá ser el criterio que vamos a privilegiar sobre cualquier otro. Por ejemplo, si decidimos disponer de un solo sitio de nuestra casa para colocar las fotografías, entonces podemos darles un orden temático y hacer de ese lugar una muestra de esos momentos especiales que hemos compartido con familiares o amistades.

Si, por el contrario, vamos a colocar las fotografías en distintas áreas de la casa, entonces podemos ser más flexibles y abiertos con nuestro repertorio. Podemos incluso tener un tema para cada lugar.

2.- Las áreas

Si no sabemos mucho sobre la decoración de nuestra casa con fotografías, una de las maneras más prácticas y sencillas para comenzar está en utilizar distintas (o una sola) área para colocarlas con sus debidos portaretratos.

Para alegría nuestra, son muchos los distintos modelos de portaretratos que existen en el mercado (más adelante te mostraremos varios de ellos). Así que podemos jugar con las facilidades que nos ofrecen.

Uno de los modelos más utilizados son los portaretratos colgantes. Con ellos podemos disponer de una parte de la pared en el área de la casa de nuestra preferencia.

Pero para que logre su efecto adecuado, tenemos que colocarlos en grupo –si son varias las fotos- y con un orden especial bien definido. Así captaremos la atención de todos hacia el área.

3.- Decirle sí a los portarretratos y no a las galerías

La imaginación no conoce límites y es normal que cuando empezamos a decorar una habitación las ideas empiecen a surgir y luego no podemos dejar de inventar. Pero eso nos puede llevar a romper una de las reglas de oro de la decoración: la saturación.

Un área sobresaturada es aquella en la que se cuelgan o colocan (si se trata de una repisa o una mesa pequeña) demasiadas fotografías o en las que los portarretratos no parecen tener una organicidad que los haga agradable a la vista, sino que están cargados de adornos excesivos.

No está mal darle cabida a la imaginación. Pero tenemos que recordar que si hacemos uso de un área para colocar las fotografías es porque queremos contar con un área visual bien definida. Y los adornos excesivos o excéntricos le quitan atención a las fotografías y pueden incluso desentonar con la decoración general de la casa.

4.- Espacio y la altura

El espacio entre los portaretratos es uno de los temas más sencillos de resolver y a su vez es uno de los más cruciales. Para ello, existe una regla sencilla: siempre hay que dejar algo de espacio entre ellos.

¿Pero cuánto? Es sencillo: mientras más pequeños sean los portaretratos, más espacio tendremos que dejar entre ellos. Y, al contrario, mientras más grandes sean, mayor será el espacio que se debe dejar. Debemos poder trazar una suerte de línea imaginaria que los recorra.

La altura es uno de los puntos elementales para la decoración con portaretratos. Pero no hay que preocuparse mucho: sólo tenemos que tratar de que el portarretrato esté colocado a la altura del observador. Si no, resultará difícil de atender para el observador.

5.- La agrupación de los cuadros

En la agrupación de los cuadros estará todo el efecto que seremos capaz de lograr. De ello dependerá en buena medida la ilusión que haremos en los ojos de los observadores.

Por ejemplo, si decidimos agrupar los cuadros o portarretratos en línea, entonces ganaremos la posibilidad de manipular el espacio: si los agrupamos verticalmente, el techo parecerá que está más alejado a nuestra vista mientras que las líneas horizontales parecen extender el tamaño de la pared (por eso son muy convenientes para los pasillos).

¿Y tú qué opinas de los portaretratos?

Ayúdanos a crecer, comparte esta publicación en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print